Vigésima Edicion Agosto 2020

Resumen La Iglesia de la Orden Tercera de San Francisco de Asís es parte de uno de los más monumentales conjuntos arquitectónicos de la ciudad  de Salvador de Bahía, primera capital de Brasil. El frontispicio en piedra es de singularidad en el barroco brasileiro, cubierto desde el basamento hasta el frontón por innumerables figuras y ornamentos, es la única que remete al estilo muy encontrado en la Nueva España. Analizar y conocer su composición arquitectónica, así como identificar e interpretar los principales elementos que la componen, parte del objetivo de entender sus valores simbólicos, de identificar historias, escenas, propósitos y conceptos para el entendimiento de todo el conjunto del frontispicio. La importancia del análisis es entender posibles fuentes de derivación de esa característica poco común para la arquitectura barroca brasileña y de conservar su significado histórico cultural y su autenticidad. Palabras clave: Iconología, Barroco, Brasil.     Reseña histórica de la Iglesia de la Orden Tercera de San Francisco     La Iglesia de la Orden Tercera de San Francisco de Asís está ubicada en el casco histórico de la ciudad de Salvador de Bahía, en el estado de Bahía, ciudad que fue la primera capital de Brasil. El templo es parte del conjunto que compone el Convento y la Iglesia de San Francisco, uno de los más monumentales conjuntos arquitectónicos de la ciudad de Salvador.       En 1635, es fundada en la ciudad de Bahía,  la Orden Tercera de los Franciscanos, con sede en el Convento del mismo nombre, y la primitiva iglesia de 1644 fue demolida para la construcción del nuevo templo, sobre plano del maestro Gabriel Ribeiro inaugurada en 22 de junio de 1703. Su planta es una transición entre el partido de las Iglesias Franciscanas, con nave única ligada a la sacristía transversal por dos pasajes, la fachada es en cantera labrada y es la única en el país, paseé un atrio, una barda atrial y un acceso con frontón.  Su primitivo interior barroco fue sustituido en 1827 por talla neoclásica y la fachada estaba encubierta con mortero y fue redescubierta en 1932, accidentalmente por trabajos de mantenimiento de la ciudad. [1] Análisis Iconográfico La metodología a ser ocupada para la interpretación es en base al método de Panofsky [2], que comprende la interpretación por tres niveles: descripción, identificación  e interpretación.     El frontispicio está dividido en tres planos horizontales: una puerta principal, dos puertas laterales menores en el terreo, el cuerpo central que corresponde al coro, posee dos ventanas que pertenecen al coro y un nicho con la escultura de San Francisco que da nombre a la Iglesia, en la parte superior, el frontón y arriba una cruz. Verticalmente forma tres cuerpos dispuesto entre cuatro pilastras compuestas de tres volutas, cariátides y capiteles jónicos en la planta baja, en la parte superior las columnas son atlantes que están sobre volutas invertidas que sirven como base para las caras de los ángeles.        1 - Cruz con un cráneo: Al pie de la cruz es habitual que se incluya una calavera que se identifica con Adán, el cual según la leyenda habría sido sepultado en el mismo lugar donde se erigió la cruz de Jesús. El cráneo de Adán afloró a la superficie porque cuando Cristo expiró “la tierra tembló y se hendieron las rocas; se abrieron los monumentos, y muchos cuerpos de santos que dormían, resucitaron” (Biblia - Mateo. 27: 52). Aunque el evangelista no menciona al primer hombre, su inclusión es una invención de los teólogos para establecer una relación entre el pecado original y la muerte redentora de Cristo, lo que dio lugar a la leyenda según la cual, cuando el primer hombre fue enterrado se le metió en la boca una semilla del árbol de la Ciencia, del cual se hicieron los maderos de la cruz, que fue plantada en el mismo lugar donde había sido inhumado. [3] 2 - Cordón de San Francisco: Es el cordón con nudos que ciñe el hábito de los religiosos franciscanos y que tienen como atributo los seglares que pertenecen a la llamada Orden Tercera. [4] 3 – Ángeles: Son seres intermediarios entre Dios y los seres humanos. Son seres de luz y de enorme pureza, superiores al ser humano, pero inferiores a Dios. [5] 4 - Esfera armilar sobre la cruz de la orden de Cristo [6]: La esfera armilar es representada como un elemento náutico, que es utilizada para mostrar el movimiento aparente de las estrellas alrededor de la Tierra y del Sol, y también era el escudo de las armas coloniales brasileras después de las batallas entre los portugueses y neerlandeses.  La Cruz de la Orden de Cristo es un emblema portugués, que ocuparon los caballeros de la Orden de Navegantes por excelencia, del siglo del descubrimiento que utilizaban como la bandera en las embarcaciones, tornándose símbolo de los navegantes portugueses. Segundo Xavier da Motta [7] la Cruz de Cristo es la divisa de los navegantes de la época del descubrimiento y la esfera armilar, el escudo de las armas coloniales brasileras. Segundo el autor, ese escudo estaba representado en las primeras monedas de plata del Brasil colonial con la preocupación de fijar con los símbolos del pasado en el metal que representaba la esperanza en el futuro. 5 - Símbolo de las conformidades: Se caracteriza con los brazos cruzados de San Francisco de Asís y de Cristo, como expresión del ideal máximo de San Francisco que puso como meta seguir las huellas de Cristo pobre y Crucificado. El brazo de cristo como en la imagen va a la izquierda con una manga, mientras que de San Francisco está a la derecha. El significado del escudo es la conformidad de Francisco con Cristo: el crucificado del Alverna con el Crucificado del Gólgota. [8] Este símbolo esta clavado con cruz con una corona de espinas, la cruz representada es la cruz latina, que lleva la parte transversal más corto que la vertical, la cruz es símbolo del sacrificio de Cristo y de la religión cristiana. [9] Arriba de la cruz hay una concha, que significa el agua del bautismo, el agua viva del sacramento. [10]     Breve historia del personaje Según Percival Tirapeli[11], los dos Atlantis representan dos de los importantes ríos del estado de  Bahía y de Brasil, lo cual llevan nombre de Paraguaçu y São Francisco y que fueron descubiertos en el periodo de la independencia por los portugueses, son considerados como fuente de vida y de riqueza, pues sus aguas posibilitan el abastecimiento humano, irrigación para la agricultura, generan energía, la navegación y la piscicultura.     Breve historia del personaje Hermes era hijo de Zeus y de la ninfa Maia, hija de Atlas, uno de los 12 dioses del Olimpo, él era mensajero de los dioses del Olimpo. Hermes es el dios de los pastores, los viajes de la tierra, los comerciantes, los pesos y medidas, de oratoria, literatura, atletismo y ladrones, y conocido por su astucia y sagacidad. Su aspecto era el de un joven con un sombrero alado y unas sandalias también aladas que le daban movilidad, ya que viajaba con frecuencia por ser responsable del correo, en su mano llevaba una vara que le servía para hacer magia o para hipnotizar a la gente. Al ser el mensajero de los dioses, era su deber de guiar a las almas de los muertos hasta el mundo subterráneo, él también estaba estrechamente relacionada con traer los sueños a los mortales. [12]   Breve historia del personaje Hijo de padres ricos y burgueses, comerciantes. En su juventud se crió en un ambiente de mundanidad y se dedicó a los negocios lucrativos del comercio. Cuando joven tenía compasión generosa hacia los pobres, la cual llenó su corazón de tanta benignidad, que convertido en un oyente no sordo del Evangelio, se propuso dar limosna a los pobres, abrió mano de la herencia del padre. Tenía veinte años cuando hubo una guerra entre Asís y la ciudad de Perugia. Francisco salió a combatir por su ciudad, y cayó prisionero de los enemigos. La prisión duró un año, tiempo que él aprovechó para meditar y pensar seriamente en la vida. Desde que hizo ese acto heroico logró conseguir de Dios una gran fuerza para dominar sus instintos y poder sacrificarse siempre a favor de los demás. Desde aquel día empezó a visitar a los enfermos en los hospitales y a los pobres. Y les regalaba cuanto llevaba consigo.                                                                                En el intento de reparar  la Iglesia de San Damián con el dinero de la venta del tejido de la tienda de su padre, el mismo se entera y encuentra Francisco para pedir el dinero y él regresa el dinero diciéndole: "Hasta ahora he sido el hijo de Pedro Bernardone. De hoy en adelante podré decir: Padrenuestro que estás en los cielos”, él quita la ropa y regresa a el papa y el Sr. Obispo le regala el vestido de uno de sus trabajadores del campo: una sencilla túnica, de tela ordinaria, amarrada en la cintura con un cordón. Francisco trazó una cruz con tiza, sobre su nueva túnica, y con ésta vestirá y pasará el resto de su vida. Ese será el hábito de sus religiosos después: el vestido de un campesino pobre, de un sencillo obrero. Francisco recorría campos y pueblos invitando a la gente a amar más a Jesucristo, y repetía siempre: "El Amor no es amado". Las gentes le escuchaban con especial cariño y se admiraban de lo mucho que sus palabras influían en los corazones para entusiasmarlos por Cristo y su religión. Cuando sólo tenía 44 años sintió que le llegaba la hora de partir a la eternidad. Dejaba fundada la comunidad de Franciscanos, y la de hermanas Clarisas. Con esto contribuyó enormemente a enfervorizar la Iglesia Católica y a extender la religión de Cristo por todos los países del mundo.     El libro es un atributo de San Francisco y representa la regla y la iglesia por él ser fundador de una orden religiosa. La corona con espinas, las espinas significan sufrimiento, tribulación y pecado. La corona de espinas que se impuso a Cristo antes de la Crucifixión, simboliza los dolores, así como la afrenta y burla que sufrió.[13]Los mismos elementos en conjunto pueden ser el escudo franciscano de las conformidades, como expresión del ideal máximo de San Francisco que puso como meta seguir las huellas de Cristo pobre y Crucificado[13], así el libro representa la regla de vida de San Francisco que está de acuerdo con la alianza o el trato que hizo con Cristo, que está representado por la corona de espinas. Podemos concluir que el símbolo de la corona de espinas arriba de la imagen de San Francisco de Asís y de su atributo, que es el libro, está relacionado con la escena del crucifijo de San Damián, implorando luz para cumplir su misión en la iglesia, el primer contacto personal con el Cristo crucificado de San Damián fue para Francisco, llamado por su nombre por Cristo, un contacto rebosante de consuelo o alegría divina y a la vez de compasión, o sea, una perfecta e íntima alegría en el Crucificado, una verdadera herida o éxtasis de amor doloroso y gozoso; un amor que hace llorar y cantar al mismo tiempo (cf. 2 Cel 127; LP 38). Este es un aspecto poco destacado por aquellos que insisten en la compasión dolorosa del Santo al Crucificado. En su estigmatización, Francisco vivirá este mismo éxtasis de sufrimiento y de alegría a la vez (1 Cel 93-94). [13]       El esquema iconológico de la fachada de la Iglesia de la Orden Tercera de San Francisco es mixto, podemos encontrar un esquema radial en lo que se refiere a los símbolos de los franciscanos del frontón que está directamente relacionado a San Francisco que está en el nicho central del segundo cuerpo. Dos de los 4 Atlantis de la fachada son símbolos del comercio y otros 2 son símbolos de ríos del estado de Bahía, según Percival Tirapeli[11], por tratarse de una obra financiada por comerciantes portugueses, posee símbolos paganos y del catolicismo, que están relacionados con el comercio, la riqueza y a San Francisco de Asís.   CONCLUSIONES El tema principal del conjunto son los símbolos que se refieren a la Orden Tercera de San Francisco de Asís, muchos elementos son símbolos del comercio y de la riqueza de los que financiaron la construcción del templo. Con el análisis iconográfico y del conjunto del templo, comparándolo con las fachadas encontradas en México y que estaban relacionada con la evangelización, podemos concluir que la fachada de estudio era meramente para ilustrar los símbolos del poder y de la riqueza de los comerciantes portugueses en el Brasil colonial.       [1]Archivo Histórico Noronha Santos, http://www.iphan.gov.br/ans/inicial.htm, fecha de consulta 02/06/2014. [2] PANOFSKY, Erwin, “El significado en las Artes Visuales”, Alianza Editorial, 1998, pág. 45-71. [3] Revista Digital de Iconografía Medieval, vol. II, nº 4, 2010, pp. 29-40. (http://www.ucm.es/ fecha de consulta 04/06/2014) [4] UZQUISA Ruiz, Teodoro “Símbolos en el arte cristiano – breve diccionario ilustrado”, Burgos, Revista Sembrar, 1ª Edición, 2012.   [5] Iconografía de los Elementos (http://catarina.udlap.mx/u_dl_a/tales/documentos/ldg/aladro_m_a/capitulo5.pdf fecha de consulta 04/06/2014)               [6] http://www.mbaeditores.com/2014/03/a-primeira-casa-da-moeda-da-bahia.html (fecha de consulta 04/06/2014)                                                                                                                                              [7] XAVIER Motta, João “Moeda do Brasil, 1645-1888: apontamentos e catálogo”, Brasil, 1989. [8] http://sanfranciscomollendo.blogspot.mx/2009/09/escudo-franciscano.html (fecha de consulta 04/06/2014) [9]RUIZ, Teodoro Úzquisa, Símbolos en el arte cristiano – breve diccionario ilustrado, Burgos, Revista Sembrar, 1ª Edición, 2012.           [10] ALVAREZ Gasca, Dolores Elena MRSM 2014-2015, apuntes clases de Iconología. [11]TIRAPELI,Percival (http://www.tirapeli.pro.br/artigos/analise_icono.htm fecha de consulta 04/06/2014).  [12]En línea. URL http://www.pantheon.org/articles/h/hermes.html . Fecha de consulta 12 /05/14. [13]  http://www.franciscanos.org/enciclopedia/asseldonk.html        BIBLIOGRAFIA ALVAREZ Gasca, Dolores Elena MRSM 2014-2015, apuntes clases de Iconología BITTENCOURT Casimiro, Ana Palmira “Mentalidade e Estética na Bahia Colonial. A Venerável Ordem Terceira de São Francisco de Assis da Bahia e o Frontispício de sua Igreja”.  Salvador, Secretaria da Cultura e Turismo, 1996. Iconografía de los Elementos (http://catarina.udlap.mx/u_dl_a/tales/documentos/ldg/aladro_m_a/capitulo5.pdf) Revista Digital de Iconografía Medieval, vol. II, nº 4, 2010, pp. 29-40. (http://www.ucm.es/ ) TIRAPELI, Percival e Wolfgang Pfeiffer. “As Mais Belas Igrejas do Brasil”. São Paulo: Metalivros, 1999. TIRAPELI, Percival (http://www.tirapeli.pro.br/artigos/analise_icono.htm) ÚZQUISA Ruiz, Teodoro “Símbolos en el arte cristiano – breve diccionario ilustrado”, Burgos, Revista Sembrar, 1ª Edición, 2012. http://www.franciscanos.org/   Acerca del autor Karen Cristina Oliveira Arantes, Arquitecta y Urbanista graduada en Curitiba- Brasil, especialista en Preservación, Conservación y Reciclaje de Edificios Patrimoniales en la Universidad de Buenos Aires y alumna de la maestría en Restauración de Sitios y Monumentos de la Universidad de Guanajuato.

Pages