Troubleyn de Jan Fabre

Edición:
Décimo Cuarta Edición Octubre 2014
Actualizado: Tuesday, December 2, 2014 - 20:56
Addthis: 
Body: 

RESEÑA ACADÉMICA 42°FIC

 Jan Fabre hoy por un uno de los escenógrafos de teatro experimental belga más importantes en todo el mundo, dotado de una cualidad irracional, reflexiva y las más de las veces rayan en la locura, Fabre ha sabido conmover e intrigar al público asistente a su presentación dentro del 42 Festival Internacional Cervantino.

 

El día de las 24 y el sábado 25 octubre en punto de las 18 horas, en el Teatro Principal, de la ciudad de Guanajuato capital, se llevó a cabo la obra de teatro Troubleyn, con más de cuatro horas de duración.

 

Al inicio de la obra se le indicó al público asistente que pasada la primera media hora, podrían entrar y salir del teatro libremente, esto principalmente debido a la larga duración de la obra. En esta los actos de repetición de acciones de manera constante a lo largo de lapsos de 20 y hasta 40 minutos fueron una de las características de la puesta en escena, que en muchas ocasiones se sintió más como una serie de acciones performáticas. La forma de despertar las emociones del público fue latente, al momento de ira, desesperación, hilaridad, falta de sentido común, etc., deja entrever el desenfado del director y creador de la obra así como inmediatamente deja en claro que lo que menos preocupa a Jan Fabre es el público y lo que piense de la obra en cuestión, que más bien obedece a una necesidad de expresión del propio Fabre.

 

Actores, cantantes y bailarines altamente capacitados, fueron los responsables de interpretar esta obra de teatro, física y artísticamente demandante, por el tiempo de la misma, pero también por las acciones desempeñadas en escena: gritos, cantos, movimientos enérgicos, baile, entre otras acciones fueron las que se llevaron a cabo esas noches. Para finalmente concluir en una serie de experiencias aparentemente sin relación entre sí, las cuales constituyen también un homenaje al propio teatro.

 

Una original y estupenda puesta en escena, lejos de cualquier otra cosa que el espectador haya visto.