La propuesta excéntrica y creativa de Next Mushroom Promotion

Edición:
Décimo Cuarta Edición Octubre 2014
Actualizado: Tuesday, November 25, 2014 - 05:52
Addthis: 
Body: 

RESEÑA ACADÉMICA 42°FIC

La música sigue reinventándose, muestra de ello fue el concierto de “Next Mushroom Promotion”, ensamble japonés formado por músicos y compositores nacidos en o residentes del área de Kansai, quienes se presentaron dentro del marco del 42° Festival Internacional Cervantino.

“Next Mushroom Promotion” es de los pocos ensambles especializados en música contemporánea que despierta el entusiasmo porque crea propuestas innovadoras en el escenario de la música actual, lo que invariablemente conecta con las audiencias más jóvenes y aquellos que gustan de las nuevas propuestas musicales.

Algunas de las obras interpretadas dentro del programa del miércoles 15 de octubre en el Templo de la Compañía en Guanajuato Capital son muestra de lo anterior, particularmente la pieza “Schlaglicht” para violín y piano de Tomoko Fukui (1973), la cual no fue solamente una interpretación musical sino una declaración fascinante sobre libertad creativa ante la propia música. Dicha pieza tuvo aspectos cercanos al performance; por mencionar algunos rasgos que convirtieron a esta pieza en una acción cuasi performática, se puede señalar, que la intensidad en la interpretación del joven violinista provocó que las cerdas del arco del violín se rompieran en pedazos los cuales pendieron del mismo durante el resto de la presentación, en otro momento la pianista del ensamble tocó partes de la obra con la palma de la mano, usando las teclas del piano como un instrumento de percusión, en un par de ocasiones también cerró estrepitosamente la tapa del teclado e introdujo en repetidas ocasiones su mano en la caja de resonancia para ahogar el sonido de las notas deteniendo las cuerdas.

La efusividad en la interpretación de la obra de Fukui muestra como la música, no solo es música, sino puede ser y es una postura ante la vida, que encuentra su cauce a través de la expresión artística.

Otras piezas que dejaron sin habla al público asistente fueron “Sonantina” para piano de Conlon Nancarrow y “Yuunohui’Ome” para viola de Julio Estrada.

El carácter eminentemente novedoso del concierto que se presenció fue innegable. No obstante, como toda propuesta artística contemporánea, por algunos es comprendida, por otros es escuchada con respeto y curiosidad, y por otro segmento del público es percibida solo con los sentidos sin reflexionar sobre la postura que los artistas desean comunicar.

 

Nota: Gracias al artista sonoro Paul León Morales, https://soundcloud.com/paul_leon_morales