CRÍTICA DE ARTE  Rápido está pasando este año 2016, y ya estamos próximos al FIC en su edición número 44, donde en el transcurso de veintidós días se llevarán a cabo más de mil distintas actividades, entre espectáculos, talleres y exposiciones, las cuales tienen como fin mostrar a un vasto público la inmensa oferta de manifestaciones culturales, las cuales forman un rico mosaico que ejemplifica la diversidad de puntos de vista con que se puede ver el mundo.   Es dentro de este ánimo de festín cultural, que el Museo de Arte e Historia de Guanajuato MAHG, adelantándose a la 44 edición del FIC ―y como parte de ésta-, tiene a bien mostrar una amplia retrospectiva de la obra del pintor guanajuatense Luis García Guerrero (Guanajuato, Gto. 1921-1996) titulada “El reino de la naturaleza”. Qué mejor marco para esta exposición que el FIC, ya que es la ocasión ideal para mostrar a propios y extraños parte de la tradición pictórica nacional y del propio estado.   Abogado de profesión, más por instrucción familiar que por vocación, en 1949 Luis García Guerrero decide radicar en la Ciudad de México donde estudia en la Escuela de Pintura, Escultura y Grabado la Esmeralda, así como en la Academia de San Carlos, donde fue discípulo de Maestros como Raúl Anguiano y Carlos Alvarado Lang respectivamente. En 1957, tuvo su primera exposición que le motiva a dedicarse de lleno a la pintura, posteriormente en 1972 el Museo de Arte Moderno le organiza su primera retrospectiva, a la que le sucedieron otras más.   La obra expuesta en el MAHG de Luis García Guerrero es su historia de vida vista a través de sus intereses e influencias, donde los tres reinos de la naturaleza encuentran su más paciente y minucioso observador. Dentro de la exposición, hay pinturas ―en su mayoría de pequeño formato- donde se muestran minerales, vegetales, animales, alacenas, figuras femeninas, paisajes de su natal Guanajuato, naturalezas muertas, así como aquellas obras donde se vislumbra su gusto por el realismo mágico (e incluso la abstracción), la gráfica japonesa o la influencia de amigos entrañables del propio pintor como Chávez Morado o Hermenegildo Bustos.   A través de la exposición de su obra, entramos al mundo íntimo de Luis García Guerrero, donde su gusto por el detalle lo sitúa dentro de los pintores mexicanos con mayor facultad en la aplicación de la técnica pictórica de notable finura; tan es así que hoy por hoy, es considerado como uno de los artistas más precisos y rigurosos en el manejo del pincel.   A manera de colofón afirmamos que, como espectadores de arte, nos hemos acostumbrado a acudir en tropel a exposiciones de aquellos artistas o movimientos mundialmente conocidos, olvidando que el arte no necesariamente es aquel que ha sido difundido de forma masiva y es reconocido a nivel internacional. Arte, a decir de los doctos, es aquello que transmite el espíritu de una época, lo cual, el artista guanajuatense Luis García Guerrero cumple a cabalidad.   No se pierda usted “Luis García Guerrero. El Reino De La Naturaleza” en el Museo de Arte e Historia de Guanajuato hasta el 23 de octubre.              

Pages