Las fases del proceso creativo en las etapas para el desarrollo de productos de diseño gráfico

Edición:
Cuarta Edición Noviembre 2007
Actualizado: Tuesday, April 1, 2014 - 10:49
Autores:
  • M.C.D. Cynthia Villagómez Oviedo
Addthis: 

 

En este artículo se describen e interrelacionan las fases del proceso creativo con las etapas del desarrollo de proyectos en diseño gráfico, la intención es que como diseñadores las conozcamos para ser capaces de conducir e incentivar nuestros propios procesos creativos.

La creatividad

La creatividad es una característica inherente al ser humano. Hemos avanzado en muchos campos del conocimiento a lo largo de la historia, esto gracias a las ideas creativas de un sin número de individuos que trabajaron afanosamente en diversos ámbitos y el resultado de ese trabajo finalmente ha constituido nuestro patrimonio cultural actual. No obstante, hoy en día podemos hablar también de estancamientos creativos en muchos ámbitos del quehacer humano, como en el cuidado y conservación de nuestro entorno ecológico, la solución al problema de la seguridad alimentaria o la distribución equitativa de la riqueza, por citar sólo algunos problemas de gran preocupación actual que podrían ser resueltos por medio de ideas creativas.

Pero, ¿qué es la creatividad? La creatividad es la capacidad del ser humano de producir cosas nuevas con cierto valor. Pensemos por ejemplo, en las grandes aportaciones que han hecho filósofos, teólogos, artistas y científicos a la humanidad ¿acaso nuestra historia hubiera sido diferente sin la teoría de la relatividad de Albert Einstein, la teoría de la evolución de las especies de Charles Darwin o la teoría del psicoanálisis de Sigmund Freud? Seguramente hubiera sido otra nuestra historia. Éstos son casos ejemplares de ideólogos modernos, pero las ideas originales para solucionar problemas se dan en cualquier nivel y ámbito de nuestra existencia, están en nuestra vida cotidiana. Baste pensar en objetos como las lámparas con pinzas para ser colocadas en cualquier espacio, los termos para evitar que las bebidas calientes se enfríen o hasta los simples clips, tan necesarios para sujetar papeles; el listado realmente sería interminable y con seguridad pienso que el lector tendrá otros muchos objetos en mente que le simplifican de alguna manera la vida. Esto nos lleva a otra interrogante ¿es la necesidad la causa de la generación de nuevas ideas? Desde mi punto de vista sí, incluso en los productos de arte vemos que finalmente son el resultado de la necesidad de expresión de un artista.

Otra interrogante relacionada con los productos creativos es si existe lo totalmente nuevo. En este planeta no existe nada creado por el hombre totalmente “nuevo”. Pensemos en el paradigma del hombre del renacimiento: Leonardo Da Vinci, por excelencia ejemplo de hombre creativo. ¿Acaso hubiera creado bosquejos de una máquina voladora sin la previa observación de las aves en el cielo? Seguramente la respuesta sea no; o Pablo Picasso ¿hubiera creado “Las Señoritas de Avignon” sin los referentes que para el mismo encontró en el arte africano? Sin duda, no podemos dejar de admitir que en ambos casos hubo originalidad y que también en ambos casos se crearon cosas no vistas con anterioridad al menos con ese nuevo enfoque, pero... ¿fueron cosas totalmente nuevas? Realmente no en su totalidad.

De lo anterior considero se desprende la siguiente definición de creatividad de Jay Brand doctor en ciencias cognitivas: Las Investigaciones psicológicas han mostrado que la creatividad raramente, si acaso, involucra ideas completamente nuevas u originales, en vez de eso la mayoría de los trabajos creativos integran eficientemente información existente y conceptos en síntesis inusuales o yuxtaposiciones, junto con un mínimo de novedad. (“HOW” Magazine, Design ideas at work, Junio, 1999)

 

Fases del Proceso Creativo

Aquí vale la pena preguntarnos si realmente existen pasos similares para la concreción de un producto creativo que sean aplicables a cualquier individuo que haya producido algún objeto creativo en diseño o en la ciencia. La realidad apunta a que cada individuo tiene su propia concepción de lo que es un desarrollo creativo de acuerdo a su propia experiencia.1

Sin embargo, a pesar de que cada quien tiene su forma de trabajar, según el psicólogo e investigador Mihaly Csikszentmihalyi (1996), existen hilos conductores que podrían constituir lo que llamamos fases para la concreción de un producto creativo.

Así que, como ya mencioné, estas etapas no son lineales ni pueden ser tomadas literalmente, es decir, los procesos creativos reales se desarrollan de forma intercalada, se puede estar en la etapa de la evaluación y durante la misma tener intuiciones. Así mismo durante la incubación. Todo depende del tema, pero puede haber períodos de incubación que duren años, recordar la obra del dadaísta Marcel Duchamp conocida como “El gran vidrio” cuyo título original es “La novia desnudada por sus solteros incluso”, obra en la que trabajó durante diez años y la consideró concluida en 1923, en el momento preciso en que Man Ray, al tomarle una foto, la resquebrajó.

De cualquier manera, la visión del proceso creativo en cinco etapas, aunque demasiado simplificada, ofrece una forma válida y simple de organizar lo complejo que este proceso puede llegar a ser.

Pese a que existen coincidencias, considero importante hacer mención del esquema de Mauro Rodríguez Estrada (1985) de las fases del proceso creativo, con la finalidad de aplicarlas a un proceso de Diseño Gráfico.

 

 

Fases para la concreción de un producto creativo
(Mihaly, 1996)

a) Preparación Inmersión consciente o no, es un conjunto de aspectos problemáticos que generan curiosidad.

b) Incubación Las ideas se agitan por debajo del lado conciente del individuo, y precisamente debido a esto surgen combinaciones inesperadas pues el lado lógico-consciente no opera en esta fase.

c) Intuición Es cuando las piezas del rompecabezas encajan (es el momento en que Arquímedes grito ¡Eureka!) En la vida real, pueden darse varias intuiciones mezcladas con períodos de incubación, es decir, las fases del proceso creativo no son lineales.

d) Evaluación Es cuando una persona sopesa si la intuición es valiosa y si vale la pena darle atención. Esta es la parte emocionalmente más difícil del proceso, cuando uno se siente más incierto e inseguro. Es cuando necesitamos la opinión de otros. Es cuando surgen preguntas como: ¿Es realmente original esta idea? ¿Qué pensarán mis colegas? Es el período de la autocrítica.2

e) Elaboración Es la fase que lleva más tiempo y supone el trabajo más duro. “A esto se refería Edison cuando decía que la creatividad consiste en 1% de inspiración y un 99% de transpiración”. En diseño es cuando una vez elegida la idea se comienza a pulir, realizando varios bocetos en torno al perfeccionamiento de la misma idea.

 

Fases del proceso creativo aplicadas al diseño gráfico

(Fases del proceso creativo de Rodríguez Estrada, 1985)

 

a) Cuestionamiento Percibir algo como problema es el resultado de la inquietud intelectual, de la curiosidad, de hábitos de reflexión, de percibir más allá de la apariencia. El que no tiene preguntas no encuentra respuestas.

Una característica de esta etapa es preguntarse: ¿Qué pasaría si...? Un ejemplo que ilustra esta etapa, es el del diseñador gráfico estadounidense David Carson, quien instauró toda una corriente de vanguardia en el diseño en los noventas al revolucionar el diseño de revistas con los ejemplares de “Beach Culture” y “Ray Gun”, donde cuestionó los formatos de revista, limpios y ordenados de ese momento (estilo que crea la Escuela Suiza del Diseño) y otorgó un estilo único a estos ejemplares, con novedades tales como cerrar la interlínea de los textos hasta que se toquen, introducir capitulares gigantes dentro del texto, hacer que las palabras se vayan cayendo de las líneas de texto, entre otras novedades en diseño editorial.3

b) Acopio de datos En relación a esta fase, se encuentran las siguientes frases:

“La casualidad sólo favorece a los espiritus preparados” Luis Pasteur. Y “El que tiene imaginación tiene instrucción, tiene alas pero no tiene pies”. J. Joubert.

En esta etapa se recopila la información necesaria para llevar a cabo el proyecto, es la etapa de la observación (viajes, lecturas, experimentos y conversaciones con conocedores del tema). En Diseño Gráfico, cuando se tiene en manos un proyecto, lo consecuente es recopilar información acerca del tema. En el caso del diseño de una identidad visual, término acuñado por Joan Costa que involucra no sólo el diseño de logotipo, sino el diseño de marcas propiedad de la empresa, así como todo lo que ésta posea (autos, fachadas de edificios, papelería, publicaciones de la empresa al interior y al exterior, entre otros).

Por ejemplo, la identidad visual para una compañía de aviación, en este caso se procede a investigar dimensión de la empresa: número de aviones, empleados, etc.; infraestructura, a qué destinos vuela, misión, visión y objetivos de la empresa. Se hace un estudio de la imagen que manejan las compañías que le hacen competencia, cuál es la imagen que de ellos tienen sus clientes, qué imagen desearían proyectar a futuro y qué compañía son en realidad (Chaves, 1994). También se recopila la información gráfica, fotografías de instalaciones, de los aviones, del personal, etcétera. En fin, que la lista de información necesaria para un proyecto profesional es mucha y depende de la magnitud del proyecto.

Sin toda esta información sería prácticamente imposible formular una respuesta acertada que cumpla con las expectativas. De ahí que Rodríguez (1985) considere que debido a que son básicos para la creatividad la información y el conocimiento; es más fácil ser creativo cuando se posee formación académica, sin embargo casos como el de Vicente Rojo y Germán Montalvo (diseñadores gráficos sin formación universitaria) son casos excepcionales que convalidan la regla.

c y d) Incubación / Iluminación Estas etapas están muy relacionadas entre sí, de tal manera que se considerarán como partes de un mismo proceso. A la incubación se le conoce también como “digestión inconsciente de las ideas” (Rodríguez, 1985), ésta etapa es de calma aparente, pero en realidad dentro de la mente se están gestando ideas. Se compara a esta etapa con la de un embarazo, porque al término del mismo la mujer, se dice coloquialmente “da a luz”, de la misma manera en que una mente creativa se ilumina con una idea.

Toda persona experimenta de diferente modo estas etapas, el escritor colombiano ganador del premio Nobel 1982 Gabriel García Márquez, escribió lo siguiente, haciendo referencia a un artículo que debía entregar cada semana: “Lo escribo todos los viernes desde las nueve de la mañana hasta las tres de la tarde... Cuando no tengo el tema bien definido me acuesto mal la noche del jueves, pero la experiencia me ha enseñado que el drama se resolverá por sí solo durante el sueño, y que empezará a fluir por la mañana desde el instante en que me siente ante la máquina de escribir” (Rodríguez, 1985).

Es muy frecuente que el momento en que “se cocina” la idea, sea cuando estamos dormidos y el momento justo donde acontece la iluminación es al abrir los ojos por la mañana.

Otro momento en que surgen las ideas, es casualmente cuando no se está pensando –al menos de manera consciente– en el problema en cuestión, es como si el estar obsesionado con resolver un problema te bloqueara. De ahí que una de las recomendaciones para desbloquear la capacidad creadora sea realizar actividades que despejen la mente; algunas personas hacen ejercicio, otras toman una siesta, otras dedican parte de su tiempo a la jardinería, juegan baloncesto o leen un buen libro.

Durante parte de mi ejercicio profesional como diseñadora gráfica, trabajé en una agencia de publicidad en la Ciudad de México, en esta agencia había muchas cuentas (clientes) que atender, de tal manera que a cada diseñador se nos encomendaba una o varias cuentas, por lo que lo usual era estar trabajando en uno, dos o más proyectos simultáneamente. La presión por generar buenas ideas en corto tiempo era mucha, en esos momentos la expresión ante un nuevo proyecto de “no se me ocurre nada”, simplemente no tenía cabida, uno de los recursos de los que se valía uno de los diseñadores con más tiempo en la agencia era que al enfrentarse a un nuevo proyecto se levantaba de la silla del computador –donde usualmente estaba– y se dirigía a una bodega de papeles y cartulinas contigua, tomaba algún refrigerio y se sentaba cómodamente en alguna caja a ver catálogos de fotografías de “stock” (sistemas de renta y venta de fotografías profesionales); esto lo hacía por un período de quince a veinte minutos hasta que salía con algún concepto gráfico a desarrollar.

Por mucho tiempo pensé que el ver fotografías facilitaba la generación de ideas. Ahora, pienso que es el período de relajación o distensión lo que facilita realmente que las buenas ideas ocurran; es como si existieran dentro de nuestra mente de forma pasiva, sólo que es necesario no intentar atraparlas desesperadamente, sino esperar a verlas claramente una vez que estamos serenos.

e) Elaboración En esta etapa sucede la ejecución propiamente dicha, es escribir el poema, pintar el lienzo, o hacer el producto de diseño. Esta etapa es para el Diseño Gráfico muy interesante, porque es aquí donde se lleva a cabo el pulido de la idea y en muchas ocasiones esto implica realizar mucho más trabajo.

Entre 1998 y 2002 trabajé en el proyecto de diseño de una colección de carteles sobre el conflicto armado en el estado de Chiapas, México. La labor de investigación previa a la realización fue muy amplia y el bocetaje manual y por computador fue de alrededor de ciento cincuenta bocetos; la mayoría de las ideas eran diferentes entre sí, de tal manera que al concluir el proyecto seleccioné para la colección sólo doce diseños, de los cuales la mitad son de mis piezas de diseño preferidas. En este proyecto, la labor más extenuante fue sin duda el mejoramiento o pulido de cada una de estas ideas base, sin embargo esta fase fue clave para obtener la calidad deseada en los carteles finales.

Considero que es en esta etapa de elaboración que el diseñador gráfico puede apartarse de los “lugares comunes”, aquel punto en que varios diseñadores gráficos pueden coincidir al momento de desarrollar una idea, es lo primero que se nos ocurre. En la medida en que la idea generada sea sometida a un proceso de pulido y mejoramiento, estará más lejos de los “lugares comunes”, y es entonces que se estará hablando de propuestas realmente innovadoras y originales.

f) Comunicación La esencia de la creatividad es el elemento de novedad y lo valioso, ambos contribuyen con los objetos creativos, sin embargo, el resultado de la creatividad pide ser visto y reconocido para validarse a sí mismo, ante los demás y por tanto ante su creador. Esto se comprende, pues se necesita un ‘juez’ que opine si el resultado es valioso o no; difícilmente el creador de algo podrá ser quien evalúe una idea u objeto creado.

El proceso creativo concluye pues, con la fase de comunicación, desde el punto de vista del Diseño Gráfico. Cuántas veces hemos oído exclamar con desánimo a un diseñador: “lo hice, pero el proyecto no se llevó a cabo”, “no se imprimió”, por lo que el diseñador a través de su trabajo, experimenta la satisfacción de un actor expuesto a la mirada de muchas personas dentro de un escenario, nos causa gusto y placer ver nuestro anuncio publicado en el periódico, nuestro cartel en las paredes de una calle o hasta una simple invitación en las manos de toda una familia, es como si hubiera parte de nosotros en cada una de esas piezas de diseño, pues sin comunicar es como si no hubieras hecho nada del resto.

El Proceso Creativo en el Diseño Gráfico

 

El Diseño Gráfico es una disciplina abocada a la solución de problemas, a través de la creatividad, ambos procesos se dan simultáneamente. Si el Diseño Gráfico no soluciona un problema, es como si se mantuviera una conversación con uno mismo.

El Diseño Gráfico trae consigo dos aspectos muy diferentes: la creación con visos artísticos y para el mundo práctico del comercio. El diseñador, es un artista creativo que tiene que lidiar con aspectos reales como la planeación de proyectos, que involucran las necesidades del cliente, los materiales (tintas, papeles, acabados de impresión), presupuestos y la comunicación de mensajes a un grupo o grupos específicos de personas.

El historiador del diseño Philip B. Meggs (autor del libro “Historia del Diseño Gráfico”) señala que a los diseñadores gráficos, se caracterizan a sí mismos como solucionadores de problemas y, por definición, son cazadores comprometidos en búsqueda de soluciones. (Meggs, 1998).

De acuerdo a la diseñadora, escritora y consultora creativa de empresas en Estados Unidos, Robin Landa, muchos buenos diseñadores gráficos coinciden en que hay ciertos pasos a seguir para generar ideas en Diseño Gráfico.

Pasos para generar ideas en diseño gráfico

a. Determinar objetivos y desarrollar una estrategia

b. Determinar el criterio de diseño

c. Hacer investigación

d. Creación del concepto

e. Diseñar

Determinar objetivos y desarrollar una estrategia.

Cuando un cliente tiene necesidad de un producto de Diseño Gráfico: identidad visual, logotipo, sistema señalético, envase, diseño editorial, multimedia, ilustración, o una campaña (entre muchos otros), la mayoría de las veces, es porque se cree que éste servirá para cumplir ciertos objetivos de su empresa o institución. En ocasiones, los clientes tienen muy claros sus objetivos, pero hay ocasiones en que no saben muy bien lo que necesitan, por lo que hay que tomarse un tiempo a platicar pues si no sabemos qué es lo que necesita, no podremos resolver el problema. Según Denise M. Anderson, actualmente directora de diseño de DMA, se debe solicitar la siguiente información del cliente:

  • Historia de la institución o empresa.
  • Metas a corto y largo plazo.
  • ¿Qué es lo que se pretende conseguir con el proyecto?
  • ¿Qué trabajos han realizado para su empresa con anterioridad otros diseñadores? y ¿cuáles son los resultados?
  • ¿Cuál es la estrategia de mercado de la empresa?
  • ¿Qué quiere comunicar la empresa o institución (qué ideas, qué valores)?.
  • En caso de promover un producto, ¿qué se quiere comunicar con el producto?

Posteriormente, se sugiere listar los objetivos y definir sintéticamente lo que se quiere conseguir con el diseño.

Por otro lado, la estrategia de diseño es un plan de acción y para realizarlo lo pertinente es determinar las metas, objetivos, grupo al que va dirigido y dónde se publicitará el producto de diseño. Así tenemos que, los objetivos y estrategias es conveniente que el diseñador las realice, coopere o no el cliente con éstas.

Por lo demás, para que los objetivos y la estrategia sean claros, se recomienda responder las siguientes preguntas:

¿Cuál es la función del diseño?

¿Toda comunicación visual debe llevar a cabo una función determinada? Por ejemplo, un diseño editorial, deberá facilitar la legibilidad y transmitir interés en el perceptor del producto de diseño.

¿Cuál es el propósito del diseño?

Todo diseño sirve a un propósito. Las más de las veces se trata de alguna de estas categorías:

  • Informacional: Informa e identifica, incluye sistemas de identidad visual, logotipos, membretes, símbolos, pictogramas, mapas, diagramas, calendarios, los banners en los sitios web y la señalética.
  • Editorial: Es el Diseño Gráfico y la diagramación en las publicaciones, incluye revistas, periódicos, libros, reportes anuales y otras publicaciones corporativas, así como publicaciones periódicas.
  • Promocional: Está enfocada a promover las ventas o para persuadir al perceptor del mensaje. Incluye anuncios (impresos, televisivos, sitios web, correo directo), invitaciones, envases y empaques, displays punto de venta, folletos, promocionales para venta, playeras, carteles, camisas de libros y cubiertas de discos. Sin embargo, es conveniente mencionar, que hay productos de diseño que están en una o más de las categorías.

¿Cuál es el papel del plan de marketing?

La mayoría de las piezas individuales de diseño, son a su vez, parte de planes mayores de marketing. Por ejemplo, si la empresa o institución tiene una identidad visual, entonces todo lo que ésta posea (autos, fachada de locales y oficinas, publicaciones internas y externas, papelería, etcétera, (lo que Costa llama Imagen Global) deberá estar relacionado con esta identidad. Es decir, toda la información contenida en los “Manuales de imagen corporativa”, que la mayoría de las empresas e instituciones poseen.

¿Quién es el perceptor?

Es necesario identificar al consumidor o perceptor del mensaje, del producto o servicio que se quiere promover, de modo que es necesario saber lo siguiente:

· El perceptor es local, regional, nacional o internacional.

· Existe un rango de edad definido o es variable.

· Es un sólo género, o un grupo social al que se intenta impactar.

· Si se trata de un grupo identificado con algún grado de estudios.

· Nivel económico.

· Nivel cultural.

¿Dónde se exhibirá el diseño y por cuánto tiempo?

En este rubro es necesario determinar dónde se va a colocar el diseño, estará sólo o en línea, junto a otros diseños, si estará en un medio electrónico, si será visto de cerca como una tarjeta de presentación, si se trata de una exhibición para ver de lejos como un cartel en exteriores. También hay que estar al tanto de la duración del diseño, por ejemplo, si es una revista mensual o si se trata de una caja de cereal que durará con el mismo diseño varios años.

Conociendo estos datos, se podrán determinar entonces variables como el tamaño, la tipografía, las formas y los materiales, así como la velocidad en que será visto el producto de diseño.

¿Cuál es la línea que deberá seguir?

Así como las personas, toda empresa e institución tienen una personalidad y los productos o servicios que ésta emita, deberán ser acordes con esta línea o personalidad de la empresa. Por ejemplo, en el caso de empresas que fabrican productos naturistas, éstos deberán ser coherentes con conceptos como lo saludable, lo natural, lo orgánico, etcétera.

 

¿Cuál es el nivel de la compañía?

Hay que preguntarse además sobre la calidad de la compañía, del servicio o producto a diseñar. Si es el mejor, el peor, si una calidad promedio, si es el más caro, o si es el más barato. Es necesario saber su nivel en comparación con servicios o productos similares (o de la competencia). La excepción es cuando se trata de un producto o servicio único en su género, lo cual actualmente es poco probable.

b. Determinar el criterio de diseño.

Son muy raros los clientes que tienen posibilidades económicas ilimitadas para gastar en Diseño Gráfico, por eso es necesario conocer —de preferencia— cuánto dinero está dispuesto a gastar el cliente, para en base a esto determinar el número de tintas, la calidad del papel, la calidad de impresión, o el tiempo de permanencia en la red de internet (en caso de tratarse de página web). También es importante saber el presupuesto, para ver las posibilidades —que existen en caso de necesitarlo— de que se contraten fotógrafos, ilustradores, programadores u otros profesionales. Esto también es importante para determinar los tiempos de imprenta y de los otros profesionales que se requieran.

Investigación.

Esta etapa, al igual que las demás, es básica para crear un diseño original, ya que es aquí donde se puede aprender más sobre el tema y de esta manera asegurar que no se generará un diseño poco original. La información puede obtenerse de varias fuentes:

  • A través de entrevistas con el cliente, éste nos puede proporcionar toda la información que necesitemos acerca del tema.
  • En internet, libros, revistas, videos y otras fuentes de información.
  • Estudiando a la competencia de nuestro cliente.
  • Estudiando casos anteriores de diseño, referentes al mismo tema.

 

Creación del concepto.

Esta fase, es la antes descrita como la fase de intuición o iluminación; básicamente es cuando la idea de cómo se resolverá el diseño viene a la mente. El cómo se puede generar una idea o concepto más fácilmente, es uno de los propósitos de este libro (ver capítulo tres, técnicas de desarrollo creativo).

 

  1. Diseñar.

 

Se trata, en este punto, de convertir el concepto en una forma visible, que incluye color, tipografía, formas; todos estos elementos dentro de una composición determinada, con determinados materiales y tipos de impresión (estos dos últimos aspectos, a excepción de que el medio a utilizar sean los medios electrónicos).

A través de este recorrido por las fases del proceso creativo y las etapas para la elaboración de un diseño gráfico, he querido destacar la interrelación entre ambas y la importancia de conocerlas y reconocerlas en nuestra labor como diseñadores, para ser más capaces en el ejercicio diario de nuestra profesión. Estoy segura que el lector se ha visto reflejado en estas fases, y la próxima ocasión que esté presto a realizar un trabajo de diseño las reconocerá en su propio trabajo, la intención es que el diseñador sea capaz de conducir e incentivar su propio proceso creativo.

 

 

 

ÍNDICE DE CITAS

1 A este respecto Robert Galvin directivo de la empresa Motorola en E.U. y galardonado en múltiples ocasiones por su actividad empresarial, dice que: “La creatividad consiste en dedicación y empeño. La anticipación supone tener antes que nadie una visión de algo que llegará a ser importante en el futuro; el empeño es la fe que sostiene el trabajo personal encaminado a realizar dicha visión pese a dudas y desánimos”.

 

2 En los talleres universitarios de enseñanza del diseño, es cuando se pide opinión al profesor, o cuando se colocan todos los bocetos previos de un proyecto en el pizarrón para su evaluación grupal, son procesos de retroalimentación muy enriquecedores.

 

3 En Diseño Gráfico hay casos como el de Eduardo Escobar Beckwith, actualmente dueño de la agencia en México, D.F. “De puro corazón”, quien “...después de casi un año de llamar por teléfono constantemente al gerente de marca de Colgate-Palmolive en México, realizó su primer proyecto para esta compañía transnacional, con el pago de este primer trabajo logró independizarse y actualmente es el único proveedor de diseño para la marca Speed Stick...” (Santiago, 1997). Lo que hace ejemplar este caso además de la perseverancia, fue que Escobar a través de la observación de los empaques y envases de esta compañía, pensó en que él podía proponer algo mejor y así lo hizo. Tuve la oportunidad de platicar con Eduardo en el 4to. Congreso Internacional de Diseño Gráfico “Esquina Norte” en la ciudad de Tijuana, Baja California, y continuaba en esta misma línea: Ver - diseñar - proponer; aunque no lo contraten de antemano para ciertos proyectos, él diseña y los propone, como fue el caso en ese momento de una colección de relojes con imaginería popular mexicana para la marca suiza Swatch.

 

 

BIBLIOGRAFIA

- Chaves, Norberto, 1999, “La imagen corporativa, teoría y metodología de la

identificación institucional”, México, Gustavo Gili.

- Costa, Joan, 1987, “Imagen global”, Barcelona, Ceac.

- Costa, Joan, 1999, “Identidad corporativa”, México, Trillas.

- Csikszentmihalyi, Mihaly, 1998, “Creatividad el fluir y la psicología del

descubrimiento y la invención”, Barcelona, Paidós.

- Gardner, Howard, 1995, “Mentes creativas, una anatomía de la creatividad”,

Barcelona, Paidós.

- Landa, Robin, 1998, “thinking creatively, new ways to unlock your visual

imagination”, Cincinnati, North Light Books.

- Landa, Robin, 1999, “Unlocking your creative genius”, revista How, vol. XIV, p.p. 68-

75, Cinccinati, Ohio E.U.

- Meggs, Philip B., 2000, “Historia del Diseño Gráfico”, México, McGraw-Hill.

- Rodríguez Estrada, Mauro, 1985, “Manual de creatividad, los procesos psíquicos y el

desarrollo”, México, Trillas.

- Tatarkiewicz, Wladyslaw, 2002, “Historia de seis ideas, arte, belleza, forma,

creatividad, mímesis, experiencia estética”, Madrid, Tecnos/Alianza.
 
ILUSTRACIONES
 
01
 
02

<!-- /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:""; margin:0in; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-fareast-font-family:"Times New Roman"; mso-ansi-language:ES-MX; mso-fareast-language:ES; mso-no-proof:yes;} @page Section1 {size:8.5in 11.0in; margin:1.0in 1.25in 1.0in 1.25in; mso-header-margin:.5in; mso-footer-margin:.5in; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} -->

PROYECTO: Créditos para el cortometraje “Síndrome de línea blanca”

CLIENTE: Los Animantes

DISEÑADOR: Cynthia Villagómez

0306

<!-- /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:""; margin:0in; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-fareast-font-family:"Times New Roman"; mso-ansi-language:ES-MX; mso-fareast-language:ES; mso-no-proof:yes;} @page Section1 {size:8.5in 11.0in; margin:1.0in 1.25in 1.0in 1.25in; mso-header-margin:.5in; mso-footer-margin:.5in; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} -->

PROYECTO: Serie de carteles a favor de las causas indígenas en Chiapas

CLIENTE: Proyecto de tesis de la Maestría en Creatividad para el Diseño

DISEÑADOR: Cynthia Villagómez

<!-- /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:""; margin:0in; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-fareast-font-family:"Times New Roman"; mso-ansi-language:ES-MX; mso-fareast-language:ES; mso-no-proof:yes;} @page Section1 {size:8.5in 11.0in; margin:1.0in 1.25in 1.0in 1.25in; mso-header-margin:.5in; mso-footer-margin:.5in; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} -->

PROYECTO: Folleto de las Licenciaturas de la Escuela de Diseño U.G.

CLIENTE: Escuela de Diseño

DISEÑADOR: Cynthia Villagómez

 

06